La apicultura en la época medieval en España


*Para la consulta completa del Documento de Maria Antonia Carmona Ruiz, a través del enlace “Apicultura sevillana a finales del Edad Media“.

Antiguo Corral de los Olmos

Antiguo Corral de Olmos en Sevilla

La miel fue hasta finales del sigloXV, una de las  bases principales de la alimentación y el único edulcorante conocido antes de empezar a introducirse la caña de azúcar en Europa. La cera de abeja se empleaba para la fabricación de velas, siendo el sistema más refinado y costoso de iluminación en la liturgia de la iglesia y en hogares de los ricos.La apicultura en aquellos tiempos era vista como una actividad secundaria y complementaria, desarrollada en zonas serranas y marginales de bajo atractivo agrario y baja demografía, con zonas de monte y abundancia de plantas con flores (tomillo, romero, savia, retama o jara). Sin embargo, la miel y cera españolas llegaron a convertirse en segundo producto de exportación castellana, surgiendo normativas para su correcto desarrollo.

Es en Sevilla, en 1254 donde su concejo, establece las primeras ordenanzas conocidas que regulan la apicultura. Se estableció la forma de explotación de las colmenas, así como sus relaciones con el entorno.

-Distancias mínimas entre majadas (colmenares). Dependiendo  de la zona, entre un cuarto de leguados hasta una legua.

-Para no perjudicar a las viñas, se ordenaba la retirada de las colmenas de los viñedos en verano, cuando las uvas empezaban a madurar, según el día establecido en cada lugar. También había traslados de colmenas buscando floraciones, como la de la flor de cardo en Sevilla. En el reino de Jaen se producían traslados semejantes, a lomos de caballos, muslos o asnos.

Alcaldes de los colmeneros. Vigilaban el cumplimiento de las normas relacionadas con la apicultura. Eran nombrados por los colmeneros, jurando su cargo ante los alcaldes mayores de Sevilla. Juzgaban los casos relacionados con la actividad colmenera, acudiendo tres veces por semana al “Corral de los Olmos”. También hacían respetar las distancias entre majadas, realizando inspecciones  periódicamente. Su capacidad legislativa les permitía contar con cinco hombres buenos, elegidos entre los propietarios de colmenas y majadas. Los hombres buenos asistían tres veces al año a un cabildo junto a los alcaldes de colmeneros en  la Iglesia de San Juan. Podían obligar a los colmeneros a entregar las colmenas si inflingían las ordenanzas, y al igual que los alcaldes de colmeneros, debían perseguir y apresar a quienes infringieran las leyes.

Cera de abeja en velas

Cera de abeja en velas. Iglesia de St. Ambroise de París. Fuente: Pilukao

Datos del diezmo, Arzobispado de Sevilla. Muchos propietarios residían en la ciudad de Sevilla, pero sus colmenas estaban en las zonas serranas.

Las zonas baldías que existían en los siglos XIII y XIV probablemente hicieron aumentar el número de colmenas, reduciéndose su número al aumentar la población y ponerse en valor esos terrenos hasta finales del siglo XV.

Padrones fiscales de bienes, Archivo municipal de Sevilla. Describen las propiedades de los vecinos pecheros en la población. Durante el siglo XV disminuyó el número de colmenas. Cuando las colmenas se colocaban en tierras de utilidad pública, se debía pedir autorización al consejo. Las colmenas se localizaban es espacios concretos y bien delimitados denominados majadas, asientos, posadas o cotos.

En las majadas no había sólo colmenas, sino también solía haber una casa para el colmenero y un losar para la caza, un área para el enjambradero y a veces un huerto. Las colmenas de cada propietario llevaban obligatoriamente marcado la señal de su propietario, ya que en un colmenar podía haber colmenas de varios propietarios.

Titularidad de las colmenas. Podrían haber pertenecido a personas privilegiadas como eclesiásticos, miembros del cabildo o nobles. Al no estar obligados a tributar, no aparecen en los registros de los diezmos. Los titulares debían colocar las colmenas en los terrenos arrendados al concejo en un plazo inferior a dos años a partir de la autorización. Los pegujares de colmenas eran colmenares inferiores a 50 colmenas.

Estaba permitido arrendar colmenas, ordenando las ordenanzas el pago de la renta incluso si las abejas murieran antes de acabar el contrato, ya que se pensaba que la muerte se producía por negligencia del colmenero, producto de su mala limpieza.

La propiedad de los colmenares se limitaba a un tiempo máximo de 30 años. No se era propietario de las abejas, que se consideraban cosas salvajes, sólo del material y el asentamiento. Para evitar quedarse sin abejas, se prohibió a otros colmeneros acercarse a una majada ajena a recoger enjambres.

Tipos de colmenas. Desde un tronco hueco de un árbol, hasta ser fabricadas en barro, mimbre o corcho. Éste último material era el más utilizado en territorio andaluz, ya que son las colmenas más ligeras y no se recalentaban tanto en verano como las de barro. Tenían dos pequeñas  piqueras en alto para evitar la entrada de reptiles, así si el réptil entraba por una, las abeja podían huir por la otra. Las colmenas no se depositaban en el suelo, colocándose sobre pedestales de madera llamados sillas, sesigas o siesigas. Se colocaban en lugares apartados del ganado, especialmente cabras y ovejas, al destruir las primeras las colmenas  y las segundas dejar mechones de lana enganchados en las ramas donde podían enredarse las abejas. Se colocaban en las cercanías de agua clara en valles surcados por arroyos.

Disputas entre ganaderos y colmeneros. Cada uno reprochaba a la otra parte un daño (las abejas atacaban los ganados al acercarse a las colmenas, y los ganados destrozaban las plantas melíferos o los propios colmenares). Se establecieron unas distancias mínimas entre estos tipos de explotaciones.

Amenaza del fuego a los colmenares. Era práctica habitual quitar la maleza con fuego, antes de ponerse a cultivar una parcela. Se estableció una distancia a los colmenares donde se prohibía esta práctica.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s