Apicultura en el dialecto burgalés


La apicultura en el dialecto burgalés

La apicultura en el dialecto burgalés

Zángano colmenero“, así es como denominan los habitantes de Medina a los holgazanes, y que aparece recogido en el libro ” El dialecto burgalés” de José María Codón.

Por dialecto entendemos lo que dice el diccionario de la Real Academia,  que lo define  como ” un sistema lingüístico derivado de otro, normalmente con una concreta limitación geográfica, pero sin diferenciación suficiente frente a otros de origen común”. Gracias a personas como el autor de este libro se ha podido conservar esta riqueza, con más términos que provienen del mundo rural que del urbano.

Nos hemos centrado en destacar aquellas palabras relacionadas con la apicultura en la provincia burgalesa. De algunas no conocíamos su aplicación al mundo de las abejas, y de otras, hemos aprendido nuevos usos además del apícola.

AHUMAR. No sólo a los productos de la matanza, tambien se ahúma a las abejas para catar la miel de sus colmenas. Recogido en Tardajos.

AMELADOS. Se utiliza en Tardajos, se dice que están amelados, en relaciones personales cariñosas. De amelar las abejas, es decir, fabricar su miel.

CERONERO. Entrometerse en asuntos que no le incumben o comprador de cerones. Tardajos. Se llama cerón al residuo, escoria o heces de los panales de la cera.

DUJO.  Tocón de árbol del que ha surgido una fuente. Colmenar. Santa Gadea.

ESCRIÑO. Es un cesto formado por pajas largas entrelazadas y cosidas con  mimbres o cáñamos de variables formas  y tamaños. Es el mismo “Escrinium” que portaban consigo los antiguos escritores romanos. En él guardaban las tablillas enceradas, el estilete y el borrador. Tardajos.  A día de hoy es utilizado por algunos apicultores para “recoger” los enjambres.

ESCURRIR. (La miel). Destilar ésta, vaciando las celdas de los panales. Tardajos.

PIQUERA.  Ventana de la buhardilla. Cameno. Especie de tejadillo con una portezuela que sirve de acceso desde el poyo alto, hasta el tejado. Frías. Y el que nosotros conocíamos, agujero o puerta pequeña que se hace en las colmenas para que las abejas puedan entrar y salir.

RANCHO. Sentir. Gran apetencia por un determinado manjar. Tardajos. Conocido este verbo, ya podemos decir lo de “tener rancho por la miel“.

RETESTERO.  Lugar muy abrigado, donde el sol da de pleno. Tardajos. Justo lo que buscamos los apicultores para que nuestras abejas pasen el invierno.

TUJO. Dujo o colmena.  La Bureba.

Y para los lectores que conozcan alguna otra, quedan los comentarios a su disposición.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s